EL LECTOR POSTMODERNO: WAIT AND SEE?

*Cuaderno de edición escrito por Antonio Adsuar -Oye, ¿Te acuerdas de aquel blog del tema editorial?…”Ecos de Summer” creo que se llamaba….¿Habrá muerto? -Pues no sé, ahora que lo …

wait-and-see-fet-1

*Cuaderno de edición escrito por Antonio Adsuar

antonio_adsuar

-Oye, ¿Te acuerdas de aquel blog del tema editorial?…”Ecos de Summer” creo que se llamaba….¿Habrá muerto?

-Pues no sé, ahora que lo dices hace muuuucho que no escucho nada de él

Amigos y amigos, Ecos de Sumer no ha muerto, se ha ido de revistas. Me explico. Estos dos meses de silencio bloggero en realidad he estado escribiendo pero artículos más largos que ha sido o serán publicados en papel. Desde luego estoy muy contento y es una gran noticia para mi y para librosensayo.com que las reflexiones “sumerianas” hayan suscitado interés.

Agradezco desde estas lineas la confianza de Manuel Ortuño, capo de Trama editorial, que me pidió un texto para la prestigiosa revista Trama y Texturas. Lo podéis leer en  su número 24 y lo titulé “La prescripción tranquila: nuevas propuestas de valor en entornos conectados”. Analizo en este escrito el nuevo contexto informacional y las posibilidades de advenimiento de una “tercera vía prescriptora”, alejada tanto de los grandes agentes tradicionales (medios de comunicación, grandes grupos editoriales) como de los nuevos insinuadores tecnológicos de libros y contenidos como Google.

También quiero reconocer desde este espacio la propuesta del fundador de LID editorial, Marcelino Elosua, que ha contado conmigo para contribuir con un artículo al informe OMNIPROM sobre el libro en México que se presenta en la FIL de Guadalajara 2014 (podéis consultar gratuitamente el texto del año 2013 pinchando aquí). Mi contribución a este esfuerzo colectivo la he titulado “Nuevas oportunidades de negocio en el sector editorial: el editor prêt-à-porter” y está más orientada a pensar la prescripción de contenidos para la formación de profesionales.

modern-reader-fet

Explicada ya esta feliz ausencia-red que ha sido en realidad una árdua pero provechosa fuga al papel, Ecos de Sumer vuelve al cosmos digital para reflexionar sobre el eslabón más paradójicamente olvidado de la cadena de valor: EL LECTOR. Con mayúsculas, sí, el lector, aquel que sustenta nuestro negocio, aquel que da sentido a todos nuestros esfuerzos.

Fue preparando una charla que celebraremos coincidiendo con el LIBER de Barcelona de este año y que hemos titulado “Edición 2030: ¿Una odisea lectora?” (creo que finalmente integraremos esta mesa redonda en la agenda oficial de actividades de LIBER, os iremos informando de la fecha, estáis todos mega-invitados) cuando mi amiga @Ester_F_Matali me dijo “I parlaràs dels lectors?”. Yo ya me estaba preparando el rollo habitual sobre los prescriptores pero me detuve y me dije…¿Y yo no he hablado nunca en Ecos de Sumer de los lectores?. Pues no, muy poco o nada.

Este post está estructurado en dos apartados: en primer lugar daré algunas pistas a vista de pájaro de cómo está siendo, de cómo está llegando a ser, el lector del siglo XXI. En la segunda parte haré una propuesta mucho más subjetiva, frágil y propositiva de aquello que considero que podría aportar el sector editorial a la compleja e incierta sociedad del mañana. Procedamos.

El lector post-moderno

En muchas ocasiones me sorprendo de que se olvide que el lector, el consumidor de libros y contenidos, no es un ente abstracto sino un ciudadano plenamente inserto en la sociedad de consumo líquida. Cuando nos quejamos desde la élite lectora de que el personal ya no lee (osea ya no sostiene nuestras magníficas empresas de enorme valor cultural) parece que hiciéramos una abstracción extraña y no comprendiéramos que la misma persona de la que estamos hablando también vive en esta sociedad descreída, consumista, post-política y en crisis pero a su vez cargada de talento, instrumentos de futuro y esperanza.

Digital-Reading-and-Apps-New-fet

Siempre recomiendo a los editores que miren al menos quince minutos diarios de anuncios televisivos. Que bajen a la calle y pregunten al vecino de dónde saca aquellos textos que lee, que miren a la cara al malvado pirata que los está supuestamente hundiendo. Si hacemos este ejercicio nos encontraremos a un lector que:

Vive en un entorno riquísimo en contenido gratuito, mucho de él de calidad, aunque no sabe muy bien como diferenciar aquello que tiene valor de lo que no. No obstante tiene clara una cosa: se lo pensará muy mucho antes de pagar por aquello que va a leer.

-Lee en muchos formatos, en muchos dispositivos, y mezcla papel con pantalla continuamente.

-Lee mucho autores en textos cada vez más cortos. El lector post-moderno es fragmentario, sinestésico y promíscuo. En muchas ocasiones no recuerda al autor de aquel escrito que acaba de leer y raramente vuelve sobre los libros o artículo que ya ha leído. A lo sumo guarda unas notas dispersas que, sometido a una avalancha de estímulos nuevos, en muchas ocasiones no recupera.

Es un lector social, conectado (os recomiendo el artículo “Socialización lectora” de nuestra colaboradora Laura Martínez Ajona) que disfruta compartiendo aquellos textos en los que se enreda. Comunicar con otros y comentar aquello que se lee pasa a ser una experiencia que forma parte intrínseca del proceso lector.

Wait and see?: propuesta de reacción y acomodo para una industria dormida

Una vez asumidas las mutaciones anteriores, que creo son evidentes, son muchos los caminos que podemos emprender en el sector del libro: podemos rebelarnos, rasgarnos las vestiduras o tratar de evolucionar en muchos sentidos. Mi propuesta pasa por aunar tres componentes: adaptación al nuevo entorno, reivindicación de los valores clásico del libro y rearme discursivo de la industria editorial frente al conjunto de la sociedad

a)Adaptación al nuevo entorno: editar es mucho más que publicar, imprimir y tratar de vender libros de papel o ebooks. Incluso es mucho más que vender contenidos. Hemos de poner en el mercado textos que se adapten mejor a las necesidades del lector post-moderno (creo que en los próximos años veremos más escritos de 60-100 páginas con precios entorno a 3-5-10 euros), construir valor entorno a los libros ligado a los servicios y basándonos en el modelo de acceso. Será también imperativo crear ecosistemas colaborativos, comunidades de lectores y ofrecer productos y servicios gratuitos para captar lectores. El futuro de la edición será freemium o no será.

emparaular-el-mon-fet

b)Reivindicación de los valores clásicos del libro: Sabemos que aún vivimos de la lectura en papel, que es en este tipo de soporte y modelo de negocio ligado a la venta unitaria es donde nos sentimos fuertes. Pues bien, expliquemos y defendamos con vehemencia aquello que aporta este tipo de lectura a la sociedad: lectura íntima, lineal, altamente comprensiva, profunda. Recorrer letras en papel nos ayuda a memorizar, a asimilar contenidos en ecosistemas no conectados que nos aportan una experiencia única, solitaria y por tanto densa. Generemos también esferas de lectura en pantalla que recreen estos ambientes y permitan conjugar lo mejor de lo digital con lo más potente de la lectura tradicional.

c)Rearme discursivo de la industria editorial: Dejemos de vender planes de fomento de la lectura que sólo son subvenciones encubiertas a una industria decadente y obsoleta. ¿De verdad fomentar la lectura es permitir a empresas deficitarias maquillar momentáneamente su cuenta de resultados?. Si de verdad creemos en los beneficios de la lectura para la sociedad tenemos que volver a nuestra verdadera esencia.

La industria editorial ha de reivindicarse como el más potente agente que permite a los ciudadanos “empalabrar el mundo” (Lluís Duch). En una era que vive una crisis profunda y desgarradora necesitamos más que nunca comprender y seguir aprendiendo. Leer es la vía más potente y adecuada para generar un futuro esperanzador para la sociedad.

Además las palabras, el diálogo, son el instrumento privilegiado que nos permite comprender al otro y construir marcos de convivencia que eviten la fractura social. En un mundo dominado por la imagen veloz, espasmódica y espectacular que fomenta una subjetividad inestable y plagado de retóricas publicitarias y consumistas que nos llevan a pensar a las personas como marcas, cosificando y mercantilizando al ser humano hasta el extremo, la industria del libro puede, si de verdad cree en la fuerza y la legitimidad de su rol, ofrecer palabras lentas, profundas y veraces que, comenzando por la escuela, sirvan para formarnos en la convivencia y en los valores. ¿Qué hay más allá de la palabra?: la violencia. Porque, como dice también Lluís Duch, “la violencia es el lenguaje del no lenguaje”.

¿Quién “empalabrará” el siglo XXI?: ¿será Google, los medios de comunicación clásicos, las editoriales, Amazon?…¿Quién decidirá de que conceptos vivimos, a que velocidad los vivenciamos?. La industria editorial puede jugar un papel en el futuro pero ha de ser capaz de repensarse a si misma, volver a sus orígenes y entender que, en la sociedad de la conexión, las personas y las palabras viajan y se encapsulan de otra forma. Sirva este artículo de modesto ejemplo, de leve intento de “empalabrar la edición”, ese imposible necesario que tanto deseamos que resurja.

Antonio Adsuar

foto aa 12

Soy fundador e impulsor principal de librosensayo.com. Licenciado en historia por la Universidad de Alicante y doctor en filosofía por la Universidad de Murcia, tras hacer un máster en gestión cultural en la UOC descubrí la tremenda transformación que estaba viviendo la industria editorial, el mundo del libro y la cultura escrita en general con la llegada de internet.

Tras 8 meses de concepción y puesta en marcha del proyecto creamos con un grupo de amigos librosensayo.com en mayo de 2013. La idea básica era sencilla: construir un sitio abierto y colaborativo para reflexionar sobre el futuro de las industrias culturales centrándonos en repensar la industria editorial, el periodismo, la educación y el futuro de la sociedad conectada, ayudados por la aproximación a textos de sociología sobre la cultura y el consumo en la sociedad contemporánea.

►►¿Hablamos? Me encuentras en: adsuar.antonio[arroba]librosensayo.com o en twitter en @AntonioAdsuar o en mi perfil de Linkedin ¡Un saludo a todos!

>>Si quieres saber más sobre mi clica aquí<<

In this article

Join the Conversation


*