From the end is where we start from: ecos de Ecos de Súmer

Cuando comencé este cuaderno de edición, el 21 de Julio del 2012, lo hice con la intención de ordenar las notas que había tomado en el curso sobre …

LondresCuando comencé este cuaderno de edición, el 21 de Julio del 2012, lo hice con la intención de ordenar las notas que había tomado en el curso sobre libro 2.0 organizado por la Universitat Pompeu Fabra y que tantas veces he citado aquí. No sabía dónde podía conducirme este ejercicio y si el experimento llegaría muy lejos.

Un año y unos días después puedo decir que este blog ya ha significado mucho para mi. En primer lugar, me ha permitido crear un espacio donde reflexionar periódicamente sobre los cambios en el sector del libro. Además, me ha ayudado a entrar en contacto con gente muy interesante y válida y a recibir contestaciones y respuestas, apreciaciones y matizaciones que han enriquecido mis aportaciones generando un diálogo en torno los temas que he tratado.

Me ha sorprendido gratamente la acogida, que ha superado con creces mis expectativas. No pensaba cuando me puse ante el teclado el verano pasado que iba a ser leído por tanta gente y que profesionales del sector editorial a los que respetaba y seguía desde hacía tiempo iban a apreciar mi trabajo. Quiero dar las gracias a todos los lectores de Ecos de Sumer, sobre todo a aquellos que se hacen visibles en múltiples formas valorando mis escritos y animándome de esta manera a continuar convocándolos a esta cita quincenal que nos reúne.

He intentado hacer artículos completos, meditados, enriquecidos con fotografías, hiperenlaces y muchas etiquetas. Es evidente que este enfoque nos lleva a un ritmo de redacción lento y pausado, agregando horas al trabajo. Es precisamente lo que buscaba. Me agrada rondar los temas, aproximarme a ellos sin prisa, sopesar la próxima entrada, dejar en suspenso la redacción durante algunos días mientras las ideas en se asienta. Me gusta mucho también, como bien señaló mi amigo Martín Gómez, titular. Para mi es un deleite aunque tengo que decir que no sé por qué el inglés me asalta con demasiada frecuencia a la hora de encabezar artículos.

Ecos de Sumer me ha conducido además, y creo que esto es también muy relevante recordarlo, a crear librosensayo.com. Todos aquellos que conozcan la web y deseen comprender mejor la gestación del proyecto pueden acudir a esta bitácora para observar en vivo y en directo la maduración de una idea. Sumer ha sido un verdadero “Work in progress” , un estímulo total, un laboratorio de ideas que me ha exigido ir más allá. Creo, quiero creer, que este blog tiene futuro. Mi voluntad, mis ganas, mi pasión por seguir pensando el futuro del libro están intactas. Es evidente que con toda la tarea de gestión , coordinación y creación de contenidos de librosensayo.com este cuaderno pierde horas de dedicación, pero no por ello considero que merme en intensidad ni se aleje de su posición de centralidad, de punto de partida.

Me despido por este mes de Agosto; necesito reagruparme y cambiar de circunstancia. Estaré en Londres tres semanas buscando bibliotecas y librerías, husmeando entornos digitales, anhelando encontrar libros en cualquier esquina en definitiva. Quiero terminar este post inhabitual mencionado a una persona que me inspira y ayuda a seguir trabajando. Creo necesario agradecer a Enric Faura su constancia como lector y contertulio. Saber que un profesional de la edición como él está atento a cada post es un acicate que empuja a mejorar, a persistir. Le anticipo que el texto “Parásitos” ,que ya comentamos aquí, será el libro del mes de septiembre en nuestra web. Seguro que será muy interesante debatir el futuro de las industrias culturales y la propiedad intelectual a partir de este escrito.

También quiero mencionar un divisa que puede leer también el verano pasado y que quedó grabada en mi mente ya que resumen bien mis trabajos y mis días. Se trata de la biografía de tuiter de Julieta Lionetti que dice así: “escribo, edito y asesoro. Todo esto es solo una excusa para seguir leyendo”. Yo no edito ni asesoro pero tengo muy presente que todo lo que hago, al igual que Julieta, me sirve fundamentalmente para alentar mis lecturas, para continuar leyendo. La aventura que tuvo su inicio en Mesopotamia con aquellas tablillas de arcilla continúa. Yo únicamente trato de perpetuar aquella fascinación, de seguir leyendo por otros medios. Pasen buen verano. Sumer los reecontrará, si les apetece volver, en septiembre.

In this article

Join the Conversation


*