LECTURA Y TIEMPO: LA CRISIS (RADICAL) DEL LIBRO

heiddeger-dasein

*Ecos de Sumer, cuaderno de edición escrito por Antonio Adsuar

 

Nueva-foto-de-perfil-RECORTADA-120

Feliz año nuevo amigos. Hoy es día 1 de enero del 2017 y este blog de Ecos de Sumer vuelve tras 6 meses de silencio. Como bien sabéis aquellos que nos seguís he estado ocupado todo este tiempo escribiendo y lanzando “La odisea del libro, La transición digital: guía para autores, editores y libreros”. Se trata de una breve guía práctica de menos de 100 páginas con fichas descargables y consejos prácticos que pretender ser un documento-de-acción que sirva de base a todos los profesionales del sector editorial que quieran entender la era digital y adaptarse al futuro.

La he editado en formato #Ebook con los amigos de Editorial Diëresis. Agradezco desde estas líneas a todo el equipo de la editorial su esfuerzo y especialmente a su editor, José Ángel Martos. De nuevo he constatado un hecho relevante: un texto no es un libro, son muchos los profesionales que agregan valor al proceso para acabar conformando una obra.

Esta guía práctica y breve la tenéis disponible en Amazon y en otras plataformas de venta como Apple ibook store y Casa del libro. Podéis clicar en la imagen si queréis descubrir más sobre este texto.

portada_la-odisea-del-libro_2Termina aquí la parte promocional de este post y pasamos a la reflexión que quería compartir con todos vosotros. Como sabéis casi todo el ensayo que leo lo trato de relacionar con el futuro del libro y la lectura. Pues bien, tengo entre manos en estos primeros instantes del año el texto de filósofo Manuel Cruz “Ser sin tiempo”. Aunque considero que las dos primeras partes de este escrito son más bien prescindibles, sí os recomiendo mucho que leáis la tercera, que se titula “Pensar el tiempo” (página 65 y siguientes).

¿De qué trata este escrito del filósofo catalán?: aborda el texto un problema que me intriga y atrae mucho hace unos años, el cambio de ritmo vital que estamos sufriendo, la aceleración del ritmo existencial, la mutación que trae lo digital en nuestras relaciones personales y, por supuesto, en la lectura.

Opino, y lo defiendo profusamente en el arriba citado texto de “La odisea del libro”, que aquellos que creen que la crisis del libro es coyuntural y se debe a la piratería y a las nuevas formas de ocio digital se equivocan. Toman el síntoma por la enfermedad. Hoy abordaré más detenidamente el por qué de las dificultades de la “forma-libro” y sus repercusiones en los modos de lectura.

A)Cómo el ser se quedó sin tiempo: la crisis del sentido

Como aprendí al trabajar el clásico de R.Chartier y G.Cavallo “Historia de la lectura en el mundo occidental” el libro no es más que un artefacto cultural que ordena el contenido de una determinada manera y lo estructura mediante un objeto-dispositivo particular. Es por lo tanto una solución tecnológica posible, con muchas ventajas y virtudes, pero evidentemente contingente y fruto de un tiempo histórico determinado, de una forma de entender el conocimiento y la vida en general.

Pues bien, Manuel Cruz en “Ser sin tiempo” no explica precisamente como toda la civilización que concibió “el libro” en sentido lato está entrando en trance. La postmodernidad se caracteriza por dejar atrás la idea del tiempo como sucesión lineal de acontencimientos con sentido, vertebrados en torno a la idea de progreso.

La vida ha quedado desprovista de sentido, el estado de malestar impera. Las narrativas lineales, características de la forma-libro que exige una lectura unidereccional, que nos impele a dejarnos guiar por el autor, cotizan a la baja. Ya nadie quiere escuchar y por lo tanto leer.

ser-sin-t-bueno
Fijémonos en las nuevos entornos en los que se construye sentido social hoy en día: Facebook, Twitter. Yo soy el centro, elijo con quien quiero hablar y sobre todo me centro en emitir mensajes, no en recibirlos. El tiempo, y esta es otra de las claves relevantes, es vivido como un contínuo de instantes sin ligazón necesaria.

Hemos caído en las dinámicas del consumo, de la obsolescencia programada. Vivimos instantes puntillistas-hedonistas caracterizados por ritos de compra-reemplazo constantes.

B)Forma-libro VS post-modernidad: ¿Qué hacer?

Pensemos ahora en qué hacemos cuando leemos un libro, en qué pedimos a alguien (alumnos, lectores que pretendemos que se sumerjan en nuestra obra) que lo hace: necesitamos ser constantes, demorarnos, seguir linealmente durante horas la voz de otra persona que nos guía sin posibles caminos divergentes.

El libro está vertebrado gracias a sus estructura de dispositivo-objeto, tiene portada, capítulos, páginas. Me atrevería a decir que el libro sugiere la existencia de un sentido; aunque algunos textos no sigan estas premisas creo que hemos reconocer que la “forma-libro” es radicalmente anti-postmoderna.

tempus-fugit-salvador-dali1He aquí, a mi modo de ver, uno de los motivos radicales de la crisis de un cierto tipo de lectura (profunda, pausada, constante, comprensiva, generadora de sentido) y desde luego de la forma-libro. Una sociedad líquida y postmoderna no puede sino rechazar este venerable “artefacto inmutable” (Craig Mod) que ha sido la base de nuestra civilización tantos siglos.

¿Qué podemos hacer?: a mi modo de ver tenemos que seguir dos caminos a la vez, llevar a cabo dos tareas. Por una parte comprendamos la verdadera naturaleza de la crisis del libro y reivindiquemos sus virtudes, su importancia para la construcción de una sociedad reflexiva y madura, que quiera comprenderse a si misma.

Por otra parte tratemos de transformar la “forma-libro” tradicional adaptándola a las nuevas narrativas sin tratar de perder la esencial que caracteriza al libro. Para terminar este post de hoy os cito otros artículos de este blog de Ecos de Sumer en que abordé la cuestión: “Leer para decrecer”, “Lector contra espectador: el valor de la palabra” y “Los libros son un antídoto contra la impaciencia (entrevista a D. Innerarity)”.

¡Feliz año a todos amigos y espero que encontréis tiempo para un ser lector que aún habita en todos nosotros más allá de las aceleraciones contemporáneas!

Suscríbete para recibir actualizaciones de este blog y más novedades (Newsletter).Solo has de dejar tu email

Antonio Adsuar

Nueva-foto-de-perfil-RECORTADA-120

Soy fundador e impulsor principal de librosensayo.com. Licenciado en historia por la Universidad de Alicante y doctor en filosofía por la Universidad de Murcia, tras hacer un máster en gestión cultural en la UOC descubrí la tremenda transformación que estaba viviendo la industria editorial, el mundo del libro y la cultura escrita en general con la llegada de internet.

Tras 8 meses de concepción y puesta en marcha del proyecto creamos con un grupo de amigos librosensayo.com en mayo de 2013. La idea básica era sencilla: construir un sitio abierto y colaborativo para reflexionar sobre el futuro de las industrias culturales centrándonos en repensar la industria editorial, el periodismo, la educación y el futuro de la sociedad conectada, ayudados por la aproximación a textos de sociología sobre la cultura y el consumo en la sociedad contemporánea.

►►¿Hablamos? Me encuentras en: adsuar.antonio[arroba]librosensayo.com o en twitter en @AntonioAdsuar o en mi perfil de Linkedin ¡Un saludo a todos!

Si quieres saber más sobre mi clica aquí

In this article