Leer como un profesor

Libros de ensayo recomendados, libros sobre libros *320 páginas  Uno de los grandes regalos de la vida es haber tenido un buen profesor de literatura. Uno de esos …

Leer-como-un-profesor-fetLibros de ensayo recomendados, libros sobre libros

*320 páginas 

Uno de los grandes regalos de la vida es haber tenido un buen profesor de literatura. Uno de esos que nos enseñan a disfrutar de los libros y a identificarnos con sus protagonistas, que nos quitan el miedo a los clásicos o nos animan a leerlos en cómic, y que nos hacen llegar un mensaje revolucionario: que cada uno puede leer lo que quiera.

 

Título: Leer como un profesor (320 páginas)

Autor: Thomas C. Foster

Editorial: Editorial Turner

Boton de compra en imagen

In this article

Join the Conversation


*

6 comments

  1. Imagen de perfil de Juan Pablo

       ResponderReport user

    Desconozco de qué trata este libro, porque su resumen no aclara mucho. Pero, en mi experiencia, yo sí puedo decir que mi profesor de Literatura en secundaria me enamoró de la lectura: él sí comentaba libros que había leído y disfrutado (me acuerdo de Shakespeare) y, sobre todo, que después había trabajado a fondo. Por experiencia se que los profesores, cuando hablamos de libros que no hemos leído, sólo decimos generalidades. Obviamente, no podemos leer todo, pero sí es crucial que comentemos a fondo aquello que nos entusiasma. Porque eso sí “prende” y engancha al chaval: que vea que, para alguien, una obra es indispensable.

  2. Imagen de perfil de Carmoran

       ResponderReport user

    De acuerdo con eso. Una de las peores cosas en la educación es tener profesores que odien su trabajo y que los libros para ellos sean una mera herramienta para llegar a fin de mes.

    1. Imagen de perfil de Armando

         ResponderReport user

      En efecto, Carmoran, es necesario tener profesores que animen a sus alumnos a adentrarse en el mundo literario, pero creo sinceramente que los hay, la gran mayoría, personas que disfrutan lo que enseñan.

      El problema está en saber cómo dirigirlos a ello, y muchas veces caen en el error de programar lecturas poco recomendables para los distintos niveles. Ciertamente, y lo puedo decir por la experiencia que tuve en mis días de escuela, hay que elegir textos que les motiven, y no caer en el error de promover esas obras que, realmente, son tan importantes para la literatura, pero que les puede parecer un autentico “tostón”, y que no sabrán disfrutar de ellas hasta pasados unos años.

      En conclusión, y como bien dice el contenido del libro, prestemos atención a realizar acciones para crear lectores de futuro, y no simples alumnos que leen por obligación textos que no les motivan y que pueden hacer que los separen de la literatura.

      1. Imagen de perfil de Carmoran

           ResponderReport user

        Que hay que buscar libros que les motiven es totalmente cierto.
        Hace poco salió una noticia que decía que los jóvenes ingleses aprecian mucho más la literatura que los españoles, básicamente porque sus profesores les recomiendan leer “Los juegos del hambre”, “El señor de los anillos” y hasta cómics. En España seguimos obcecados con Cervantes y el siglo de oro, que son obras importantes sí, pero que no van a conectar con los estudiantes hasta que alcancen cierta edad.
        En realidad, es muy sencillo hacer que esto cambie, en España hay muy buenos libros para el público juvenil, pero creo que este país tiene muchos complejos en el sentido de creer que lo único bueno es lo que teníamos en el pasado.

        1. Imagen de perfil de Armando

             ResponderReport user

          Completamente de acuerdo, Carmoran. Además, estamos en un excelente momento de la literatura juvenil, young adult, o como quiera llamarse, con una cantidad de títulos enorme (y también una buena cantidad de lectores). Dejemos que empiecen por ahí, creen un habito lector, y más adelante den el salto a otras obras.

      2. Imagen de perfil de Antonio Adsuar

           Responder

        Hola,
        Como profesor de secundaria y por tanto prescriptor de lecturas estoy de acuerdo como lo que comentáis. Hay que llevar cuidado con lo que se programa, dejar libertad y huir de hacerles leer “El poema de Gilgamesh” sólo porque es un texto crucial en la historia de la humanidad. No a lo de “la letra, con sangre entra”.ejje