SOCIOFOBIA O LA PESADILLA DE INTERNET

El autor de Sociofobia

César Rendueles es profesor de sociología en la Universidad Complutense. Antes fue investigador, traductor en varias editoriales y trabajó unos cuantos años en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. En 2013 publica Sociofobia. También ha editado textos de autores clásicos como Karl Marx, Walter Benjamin o Karl Polanyi. Fuente: eldiario.es

Sociofobia o la pesadilla de internet

*Una reseña de Antonio Adsuar

antonio_adsuar

Sociofobia está pegando fuerte. Los lectores de la web de “El País” lo han elegido en mejor libro de ensayo del año. Y es que este libro de César Rendueles, editado por la casa independiente Capitán Swing, ha conectado con una corriente social creciente que critica las bondades de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación. ¿Realmente internet lo cambia todo?, ¿de verdad mejora la sociedad y nos permite ser mejores como personas?. Esta es la pregunta que responde con rotundidad el autor y su contestación es tan clara como monosilábica: no. 1.La religión del mercado, única base de la sociedad Sociofobia Para librosensayo.com, que es un proyecto que tiene como base un cierto ciberoptimismo, que sí parte de la creencia de que las comunidades on-line pueden aportar algo a los ciudadanos, es un reto enfrentarse a este texto. No obstante, es totalmente necesario que una web como esta, que se ve a concibe a si misma como un lugar para el pensamiento crítico, aborde ideas y pensamientos que pongan en cuestión incluso su propia razón de ser. Introduzcámonos de la mano de Rendueles en el universo de la sociofobia. Para comprender qué piensa nuestro autor de internet y de su incidencia en la esfera pública y social hemos de partir de su visión del mundo. Para el sociólogo toda nuestra vida está totalmente determinada por el mercado. Ni Roma ni el cristianismo soñaron alcanzar una impregnación tan completa de todos los órdenes de la existencia humana. El mercado es una especie de engaño mutuo, comerciar es extraer una ventaja del otro. La creación irracional de productos y servicios organiza la vida de las comunidades. Comprar y vender son los verbos que se conjugan, los ejes a partir de los cuales comprendemos las relaciones con los demás. El mercado se apoya en el consumismo, que sirve para alimentar la demanda, que es la verdadera fuerza que alimenta el capitalismo. Una mecánica del deseo azuzada por una publicidad ubicua nos mueve a seguir comprando. El consumismo trae el nihilismo, el relativismo social, político y moral. Realmente esta forma de estar en el mundo diluye los lazos sociales. Nos encanta imaginarnos como individuos libres y autónomos, como islas consumistas independientes que eligen en un mundo lleno de posibilidades. ¿Qué clase de planeta está creando esta religión global que con tanta facilidad arraiga en todo los lugares del globo?. Construimos día a día una sociedad caracterizada por la explotación, la alineación y la desigualdad. La sociabilidad de este mundo mercantilizado se basa en las relaciones superficiales propias del comercio. Como no podemos aspirar a una sociabilidad fuerte, a una verdadera solidaridad ciudadana que nos una, nos conformamos con la cordialidad vacía del dulce comercio. El mercado, nos dice el utilitarista Bentham, permite consensos políticos precarios y espejismos de cohesión social, nos acerca a la unanimidad en el consumo que esconde una desigualdad intolerable. PesadillasTras el espectáculo de la mercancía se esconden verdades irrefutables: el libre mercado no ha existido realmente jamás, su utopía ha fracasado ya. Nadie debe impedirnos pararnos a pensar y vernos como lo que somos realmente: trabajadores precarios. A escala global esto se observa con mejor claridad, pero no deja de ser esta la constatación radical también en el llamado primer mundo. Descrito el panorama, desveladas las bases del análisis social de Rendueles, podemos comprender mejor su visión del mundo-red. En una época en la que la economía casino se derrumba, es que estas ficciones de sociabilidad quedan al descubierto, internet viene a crear otra capa de superficialidad que reemplace a la anterior, tratando de reconstruir el encanto del capitalismo con nuevas formas sociales de relación fragmentarias, atomizadas y desprovistas de valor real. 2.La sociofobia como fase final de la sociabilidad-mercado Y es que la sociofobia, el ciberfetichismo, es la mayoría de edad política del consumismo. La ideología californiana, como la califica el autor, nos promete un mundo post-político, un no-lugar de libertades y cooperación altruista y desinteresada donde el individuo capitalista atomizado y supuestamente independiente, se autorealiza en su máximo esplendor. Este cosmos distópico nos sitúa más allá de los conflictos sociales, nos instala en una realidad virtual plácida. Pero este mundo se desvanece al apagar el ordenador. Nuestra sociabilidad ha sido en realidad degradada. Nuestras energías sociales cooperativas son dirigidas hacia estos mundos virtuales en los que la ficción de colaboración da una salida harto inútil a estas pulsiones constructivas. Nuestras pseudo-conexiones sociales se multiplican pero nuestro ser último se descompone. dialogo_internetLa nueva economía del conocimiento, basada en la conectividad y la creatividad, nos lleva a permanecer aislados; la efervescencia de la comunidad digital es decorativa. Nuestras expectativas sociales y políticas se reducen por nuestra experiencia de interacción diaria con esta ortopedia tecnológica limitadora. Rendueles pone como ejemplo el movimiento del 15-M, afirmando que la red no ayudó a su expansión sino que realmente lo frenó y bloqueó. La potencia de las manifestaciones que se dieron en España vino dada por el redescubrimiento de los contactos reales cara a cara y la movilización fue efectiva porque la sociedad volvió a ser consciente del poder que tiene el ciudadano cuando actúa conjuntamente. Por lo tanto, el tecnoutopismo, en definitiva, no es sino la realización extrema de la sociabilidad epidérmica del capitalismo. Este bálsamo de realidad pseudoaumentada desorienta a nuestra sociedad y hace que se pierda en el negro agujeros de las redes una energía social muy valiosa que podría propiciar cambios verdaderos. 3.El post-capitalismo: un horizonte indefinido Esta tercera parte propositiva, como ya han señalado varios críticos del libro, es sin duda la más floja. Me ha sucedido con Rendueles como con tantos otros brillantes críticos del capitalismo como Noami Klein en su magnífico “No logo” o Jean Braudrillard en “La sociedad del consumo”: los análisis de las falacias del consumismo son eficaces y certeros pero no llegan siquiera a esbozar un modelo alternativo. Sin embargo, sí da el autor de Sociofobia algunas pinceladas de las bases sobre las cuales se asentaría esta nueva sociedad. Sociedad-redLo hace, por ejemplo, cuando afirma que lo viejo no suele ser sinónimo de frágil sino de robusto. Las instituciones tradicionales tienen elementos que vale la pena conservar. Eso sí, el sociólogo reconoce que las derivas prácticas que tuvo el marxismo han sido negativas. El programa del socialismo clásico ha muerto. Aunque la planificación centralizada ha fallado, no debemos dejar de pensar en nuevas formas de ofrecernos bienes y servicios necesarios los unos a los otros. Es nuestro deber tratar de superar el dilema ético de la izquierda, creando un mercado de trabajo que no cree desigualdades y no nos obligue a competir. Hay que apostar por una sociabilidad profunda, real. Insiste Rendueles mucho en el concepto de ayuda mutua, de solidaridad. Alejándonos de los falsos esquemas del capitalismo tenemos que comprender que somos seres interdependientes, frágiles y necesitados de la asistencia de los otros. Sobre este supuesto podremos fundar una sociedad más consciente, con lazos más sólidos. El proyecto futuro es someramente definido como post-capitalista, lo que nos da una idea de su falta de entidad y definición. Sociofobia, diremos para concluir, es un buen análisis que nos alerta de la vacuidad de muchos mensajes que respaldan la revolución tecnológica y nos advierte de sus límites y carencias, ayudándonos así a repensar las bases de nuestra condición humana más allá de la tecnología. ¡No duden en recomendarlo!.

 

¡ÚNETE A LA COMUNIDAD! 

M_01clubLuc

Regístrate en la primera Comunidad de libros de ensayo en español y GANA puntos que podrás canjear por libros GRATIS

Tenemos acuerdos con las mejores editoriales de ensayo para premiar tu colaboración con la Comunidad: ¡Comparte conocimiento, GANA puntos y elige tú mismo el libro que quieres que te regalemos!

*Regístrate y gana 5 puntos

*Comenta un libro y gana 20 puntos

*Sube un libro que recomiendes y gana 60

Boton regístrate ahora en modo IMG

Quiero saber+ sobre “El club de Luc”

 

icoN_0010_llibres Libro relacionado

In this article