Fraudebook: lo que la red social hace con nuestras vidas

Libros de ensayo recomendados, libros sobre internet *120 páginas Las redes sociales se han instalado masivamente en la sociedad y son ya una parte fundamental de nuestra vida …

Fraudebook-fetLibros de ensayo recomendados, libros sobre internet

*120 páginas

Las redes sociales se han instalado masivamente en la sociedad y son ya una parte fundamental de nuestra vida cotidiana. Frente a los innegables beneficios que ofrecen en todos los órdenes, en la comunicación personal o en la vida política y económica, contienen riesgos bien conocidos como herramientas de control y manipulación. Sin embargo, este ensayo va más allá de esos riesgos e indaga en las dimensiones ocultas y aparentemente inocuas e inocentes que articulan la vida en Facebook

 

 

Título: Fraudebook (120 páginas)

Autor: Vicente Serrano

Editorial: Editorial Plaza y Valdés

 

Boton de compra en imagen

In this article

Join the Conversation


*

2 comments

  1. Imagen de perfil de Armando

       ResponderReport user

    Siempre que se habla de privacidad en Facebook me viene a la cabeza la misma pregunta: ¿somos conscientes de cuál es el modelo de negocio de Facebook? Estoy de acuerdo que tenemos derecho a una privacidad cuando navegamos por Internet, pero tenemos que saber lo que hacemos en él. Facebook no es un lugar donde unas personas muy apañadas han montado una web para que nos relacionemos con los demás, ¡y gratis! Facebook es un negocio, sí, un negocio, donde a cambio de darnos ese servicio, toma nuestros datos para comerciar con ellos y realizar acciones de publicidad a la carta.

    En efecto, habrá mucha gente que no lo sabrá, y que no lee esas condiciones de uso que se aceptan sin mirar. Pero lo que muchas veces me chirría es que, a sabiendas de esto, surjan quejas acerca del comercio de los datos personales allí mostrados. Y digo yo, si no quieres que ocurra esto, ¿no es más lógico evitar el registro, o si ya se ha hecho, eliminarlo, y desaparecer de Facebook? Es que yo lo veo, salvando las distancias, como si entra uno a una panadería, y les exige que no vendan pan porque no le gusta. Lo lógico sería no entrar. Además, ¿no es una contradicción pedir privacidad en un lugar donde personas muestran todos los aspectos de su vida (unos más que otros) a veces de manera impúdica? Es como si nos ponemos en el escaparate de una tienda, pero no queremos que la gente que pasa por allí nos mire.

    1.    Responder

      Yo lo he leído y he de decir que me ha sorprendido muy positivamente. El asunto es más complejo de lo que parece, no se trata tanto de ser usuario o no de Facebook sino de cómo representa un paradigma de nuestro tiempo al convertirse en una herramienta del capitalismo para convertir nuestra afectividad en mercancía. Por otro lado, Facebook multiplica fenómenos como el narcisismo, el egocentrismo… Quizá quienes tenemos una edad esto lo vimos venir porque podemos comparar pero ¿y los más jóvenes? ¿Qué pasa con aquellos que han crecido viendo como normal la exhibición de la vida íntima y privada? Recomiendo mucho el libro para todos aquellos a quienes les gusta la filosofía y la comunicación aplicadas a la vida real, en el día a día